Medir la huella hídrica, el nuevo objetivo de las empresas.

Indicador ambiental: Huella Hídrica

Indicador ambiental: Huella Hídrica

Medir la huella hídrica, definido como el volumen de agua dulce que se utiliza para producir un producto, se está convirtiendo en una tendencia de futuro para las empresas, que quieren adelantarse a la gestión de este recurso.

El agua ocupa gran parte de la superficie del planeta, pero es un bien escaso, La OCDE calcula que, si no se adoptan medidas calado en los próximos años, cerca de la mitad de la población mundial vivirá sin este recurso.Las empresas comienzan a contemplar en su estrategia la gestión de este recurso, de la huella hídrica y los riesgos que para su actividad supondría no contar con él. Por eso, muchas de ellas ya elaboran protocolos para hacer un seguimiento de su huella hídrica y rebajar el impacto que uso del agua representa en su producción.

El sector de consumo y, especialmente, los fabricantes de alimentos y bebidas, intensivos en el uso de agua para elaborar sus productos, han sido pioneros en medir y reducir la huella hídrica. Empresas como Coca-Cola, Nestlé, Heineken, Mahou-San Miguel o L’Oréal son algunos ejemplos.

Coca-Cola Iberia utilizó 1,99 litros de agua por bebida fabricada en 2012, un 4,33% menos que el año anterior y un 22% inferior al dato de 2003. Sólo el año pasado, cada español consumió 283 botellas elaboradas por la compañía de bebidas refrescantes. El grupo, que cuenta con siete embotelladores y 17 fábricas en la Península Ibérica, se fijó el reto de rebajar un 20% el ratio de utilización de agua entre 2004 y 2012, y por tanto la reducción de su huella hídrica.

El nuevo objetivo para 2020 de Coca-Cola a nivel mundo es devolver de forma segura a las comunidades el agua equivalente a la que emplea en sus bebidas. Para ello, ha desarrollado, en sus más de 900 plantas embotelladoras, una estrategia de gestión, que incluye programas de protección de las cuencas y humedales en numerosos países, entre ellos, España; con una intención directa de reducir su huella hídrica.

El uso eficiente del agua es uno de los ejes prioritarios de Nestlé (de hecho, su presidente, Peter Brabeck creó un blog sobre recursos hídricos y huella hídrica). La planta de la Penilla, en Cantabria, que produce harinas infantiles, leche en polvo y chocolates, es una referencia para el resto de fábricas de la multinacional.

Actualmente, es la más eficiente de España. Ha reducido en un año en más de un 60% el consumo de agua por tonelada de producto, pasando de 72 a 28,5 metros cúbicos, un ahorro equivalente a 1.240 piscinas olímpicas. Cambios técnicos como la mejor regulación de los equipos o instalar nuevas torres de refrigeración, realizados tras un análisis por parte de ingenieros, empleados y expertos en sostenibilidad explican este descenso de la huella hídrica.

Menos agua para el champú.

El nuevo plan de sostenibilidad de L’Oréal contempla reducir un 60% el gasto de agua por unidad de producto fabricado respecto a 2005. Ese año, la cifra era de 0,72 litros, que se rebajó hasta 0,55 litros en 2012. Para lograrlo, sus instalaciones, incluida la planta de Burgos, que fabrica productos de peluquería para todo el mundo, tendrán su propio plan de ahorro de agua y, además, aplicará la innovación. Como ejemplo: la reformulación de sus champús hará que sólo se necesite un litro de agua por aclarado, frente a los siete de media actuales. Otro sector que trabaja en el uso eficiente es el cervecero. Proteger las fuentes de agua es uno de los objetivos del Plan Estratégico de Mahou-San Miguel. Éste incluye lograr, a medio plazo, un ratio agua/producto que sitúe al grupo dentro del top 10 del sector a nivel mundial. Así, redujo un 1,74% el consumo unitario de agua por hectolitro producido en 2012, en el que fabricó 12,27 millones de hectolitros de cerveza. Heineken España recortó el consumo unitario de agua un 5,3% el año pasado (el acumulado entre 2007 y 2012 fue del 26,5%). El grupo, que ha introducido mejoras (por ejemplo, recicla y reutiliza el 100% del agua del proceso de enfriamiento del mosto), ha puesto en marcha un plan para controlar y gestionar los riesgos del acceso al agua potable en el futuro, que incluye medidas para compensar su uso en España.

Ponte en contacto con CGB Consultores

F: Ambientum

No hay Comentarios ahora.

Dejar un comentario

Mensaje